2013/10/03

Pávlov, Pávlov...


4 comentarios:

Jacinto Larami dijo...

Bueno, pero hay que considerar las paradojas de la vida. Por caso, ésta: Nada hace a la felicidad más elusiva que tratar de encontrarla.

Se ha dicho:

"La paradoja más exquisita: Tan pronto lo deja todo, todo puede ser suyo. Cuando ansía el poder no puede tenerlo. En cuanto no lo desea, puede obtener más del que nunca llegó a imaginar".

Juan Castro dijo...

Perfecto el final. Es el famoso "Olvidando se encuentra" de San Francisco.
Gracias por comentar
Abrazo grande!

Diego Prósperi dijo...

Sobre este tipo de cuestión, tengo un pequeñísimo posteo en uno de mis modestos blogs. El nombre del mismo lo dice todo: Intención paradójica

¡Saludos!

Juan Castro dijo...

¡Muchas gracias por compartir! Ahí lo comparto en mi muro de Face.
¡Abrazo!